Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home/cristo07/public_html/wp-includes/gettext.php on line 66

Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home/cristo07/public_html/wp-includes/gettext.php on line 69

Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home/cristo07/public_html/wp-includes/gettext.php on line 69

Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home/cristo07/public_html/wp-includes/gettext.php on line 69

Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home/cristo07/public_html/wp-includes/gettext.php on line 69
Cristobal Scarpati » La Relación con el caballo.

La Relación con el caballo.

Posted by Cristobal Scarpati under General, Articulos, Enseñanzas

  

 

Hablar de relación con el caballo, es algo interesante y apropiado, ya que esta interacción estará determinada por varios factores, que son propios de las relaciones en general.

 

 Es imperante que las personas entendamos el concepto “relación”, y todo lo que de él surge en materia ecuestre. Es este el punto de partida, que determinará que tipo de trato queremos tener con el caballo.  

Si bien, se persigue como fin, una relación igualitaria, es menester entender, que los roles de los integrantes de la relación deben estar diferenciados, para mantener el orden y la armonía. La relación es igualitaria en cuanto a la valoración  de los individuos, pero lo roles son diferentes, por que necesariamente en materia equina la organización del grupo, debe respetar los estratos jerárquicos. 

El rol de tutor, nos compromete a cuidar del animal, educarlo; jamás esta potestad protectora, debe ser abusada, castigando y sojuzgando al caballo.  

Será determinante el aspecto emocional de los responsables de caballos; estos deben procurar mantener una conducta serena, firme y constante, para ganar credibilidad y ascendiente con los animales.  

El conocimiento y la objetividad, harán de la relación, una experiencia enriquecedora; evitando la duda, el mal entendido, y la subjetividad dañina, que provoca fluctuaciones en la conducta, con las alteraciones anímicas.  

De las personas depende que la relación se de en términos pacíficos y positivos, o se de, de manera negativa y/o agresiva; la “experiencia” se sumará al conocimiento y la objetividad, para completar un cuadro de condiciones que debe tener quien pretende establecer relaciones con caballos.  

La relación debería estar basada el amor y la vocación; pero esto funcionará como motor de un hecho, que debe ser dirigido y conducido, por la disciplina, la objetividad, la educación y el respeto.  

Las características subjetivas de las relaciones, no deben chocar con las objetivas, una y otras son parte de un hecho, que si se dan de manera ordenada, todo tomará sentido y dinamismo, hacia los fines perseguidos.  

Las relaciones con caballos, pueden presentar inconvenientes, como las relaciones humanas mismas; pero al igual que en estas, si uno hace lo correcto, se esfuerza, respeta y reflexiona, las probabilidades de éxito se multiplican. Lo contrario: la rigidez, la falta de respeto, la agresión, sin lugar a dudas, solo generaran distancia e inconvenientes.  

La relación con el caballo, debe parecerse mas a una relación padre e hijo, que a una relación de pareja, marido y mujer.  

El orden jerárquico lógico, es que el padre durante la etapa de la niñez e incluso en la adolescencia, mantiene un puesto jerárquico superior, y esto naturalmente tiene que ver, con la experiencia que este tiene y la responsabilidad, de guiar, educar y acompañar a su hijo en estos años determinantes de su vida.  

Con el caballo pasa algo similar, el rol jerárquico debe ser asumido, sin vergüenza, sin temor, sin entender esta situación, como algo que menoscaba o menosprecia la dignidad del animal. Como no menoscaba, si la relación esta bien constituida, el rol del padre a la dignidad del hijo. 

Durante siglos, el caballo ha sido castigado e incomprendido, la visión utilitarista del mismo, lo ha puesto mas en el rol de una maquina de trabajo que en el de un ser sensible y sensitivo, que tiene necesidades biológicas y espirituales. 

Las nuevas corrientes que valorizan al caballo desde un punto de vista más amplio y abarcativo, sin duda están impulsadas por personas que creemos en un modo mas natural, consciente, respetuoso y lógico de tratar a los animales. 

De todos modos, la reacción natural contra tanta injusticia y barbarie, ha sido a veces contraproducente, ya que se han generado movimientos ultrasensibles o sensibleros, que por su extremismo, generaron ideas equivocadas respecto al trato con caballos. 

Hoy en casi todos los países donde se difunden estos métodos mas “racionales”, “naturales”, encontramos caballos viciados por la falta de disciplina, limites, normas naturales de convivencia. 

Lo correcto es estudiar el comportamiento natural de los animales y en base a ello generar modos de comunicación comprensibles por ellos, y establecer relaciones que se puedan sostener e el tiempo, preservando la condición del animal como tal, y disfrutando las personas de la belleza que esto conlleva. 

Las relaciones agresivas generan caballos sometidos, quebrantados, a veces obedientes, pero siempre menoscabados en su dignidad.   

Las relaciones dulces o anórmicas, por el contrario generan caballos desobedientes, agresivos, defensivos, anórmicos como la relación misma. 

El equilibrio entre un extremo y el otro, es lo que observamos en las manadas de caballos en el campo. La armonía se da, mientras el orden jerárquico se respete. Los caballos, sin titubeos ponen las cosas en orden sin temor de generar más discordia de la que se requiera para el momento en cuestión. 

La relación debe estar basada en principios naturales que no degeneren el comportamiento del animal. El amor debe ser expresado muchas veces con la distancia prudencial que requiere cada animal. 

El castigo mal aplicado, como el premio mal aplicado, darán pie a que la relación sea confusa e indefinida. 

Por lo que la relación deberá estar cargada de sentimiento como también de conocimiento. El humano debe aprender sobre comportamiento de caballos, ya que ellos naturalmente ya saben mucho de comportamiento humano. 

La observación, el estudio, el conocimiento y la experiencia, pueden hacer que la relación tome un rumbo previsible, sano y productivo 

 

Cristobal Scarpati Rodriguez Saa 

San Luís – Argentina 

29 de diciembre de 2007. 

 

 

2 Responses to “La Relación con el caballo.”

  1. Rubens Brito Cavalcanti Says:

    Bien yo no hablo un bueno español, soy brasileño. yo tengo un grand amor por los caballos desde cuando niño, tengo 15 años y gustária mucho de compreder sú método de trabajo con los caballos. Usted puede por favor, decirme como és sú filosofia.
    perdon por los erros. gracias, saludos!
    Espiero tu resposta.

    Rtta: Rubens, el metodo de trabajo es muy sencillo así como tambien los es la filosofía de la Doma India, son tan sencillos que es dificil comprenderlos. La simpleza o la complejidad de la vida depende mas de nosotros mismos, los caballos son muy basicos si comprendemos profundamente de que estan hechos, como piensan y sienten, el metodo de trabajo es basico tambien, muy logico, progresivo… pero estamos muy estructurados, los humanos necesitamos complicar las cosas, debemos estar siempre cerca del daño, al borde de la destrucción, es algo extraño, tenemos buenas intenciones, pero somos dañinos por naturaleza, hasta el mas naturista de los naturistas corre el riesgo de volverse nosivo para el universo, somo humanos, eso lo dice todo… debemos esforzarnos, no por ser buenos, sino por ser lo menos peligrosos posible, aprender de los animales, de los salvajes, de los domesticos, de las aves, los peces, los insectos… todo ellos saben mas que nosotros de la vida. Podríamos hablar mucho sobre esto y otras cosas, pero este medio debe conectarnos y de alguna manera llevar esto a un plano mas personas, cercano, real… Te dejo un fuerte abrazo y que sigas desarrollando ese amo por los caballos. Cristobal.

  2. Mariana Domic Says:

    Exactamente, como también habría que desmistificar el concepto de dominancia, tan antropomórfico como inexistente en la naturaleza del caballo y tan aplicado en la relación tradicional y cotidiana en el manejo, … la dominancia y el sometimiento.

    Rtta de Crisatobal: Claro Mariana, hay mucho que hacer en el desarrollo de un manejo mas natural con los caballos. La Naturaleza humana, es dominar todo, arruinar casi todo lo que la naturaleza a perfeccionado durante millones de años. No  entendemos la naturaleza, no nos entendemos  ni a nosotros mismos, pero nos damos el lujo de  meter mano en todos lados. Hay mucho por hacer y reflexionar, podriamos intentar ser mas humildes…

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.